Los arqueólogos que excavaron un sitio medieval del cementerio en Kałdus, Polonia, descubrieron recientemente centenares de sepulcros – entre ellos, encontraron 14 entierros anti-vampiro. Algunas de estas personas fueron decapitadas, otras enterradas boca abajo y aún más pesadas con piedras. Una de las principales teorías sobre las tumbas de “vampiros” antiguos es que las personas enterradas de esta manera eran insalubres o discapacitadas, haciendo que sus compatriotas las trataran de manera diferente en la muerte debido a sus diferencias físicas en la vida. Un equipo de investigadores se propuso investigar enfermedades aparentes en los huesos de estos 14 llamados vampiros.

"Anti-vampire" grave 256/01 from Site 4 at Kałdus. (Photo by Jacek Bojarski, courtesy of Wojciech Chudziak.)

“Anti-vampire” grave 256/01 from Site 4 at Kałdus. The female (left) and male (right) were both decapitated and buried on their sides in the same grave. (Photo by Jacek Bojarski, courtesy of Wojciech Chudziak.)

El cementerio del sitio -que fue conocido como Culmen en latín- vio su primer entierro a finales del siglo X dC. Culmen se convirtió eventual en una de varias capitales de Polonia en el período medieval, pero fue quemada a la tierra al principio del décimotercero siglo por los caballeros Teutonic. Más de 1.000 tumbas fueron halladas en el cementerio, que fue excavado por un equipo de arqueólogos bajo la supervisión de Wojciech Chudziak de la Universidad Nicolaus Copernicus, y 14 de ellas mostraron evidencia de prácticas “anti-vampiro”.

The cemetery at the site — which was known as Culmen in Latin — saw its first burial at the end of the 10th century AD. Culmen eventually became one of several capitals of Poland in the Medieval period, but it was burned to the ground at the beginning of the 13th century by the Teutonic Knights.  Over 1,000 graves were found in the cemetery, which was excavated by a team of archaeologists under the supervision of Wojciech Chudziak from Nicolaus Copernicus University, and 14 of them showed evidence of “anti-vampire” practices.

Anuncios