image

Los fans de la serie Hora de Aventuras sabemos que Finn se hace con un manual para ser un gran héroe, el Enchiridion, logrado en el laberinto del minotauro tras demostrar el protagonista que tiene un corazón justo y bueno. El Enchiridion acaba siendo un libro que genera un Portal entre mundos al incrustarle las gemas de las coronas de las distintas princesas y casi favorece que el Lích, el gran espírutu malvado, huya através de él.
Pero los guionistas de la serie sólo tuvieron que inventarse el contenido del Enchiridion y hacer que fuese una especie de manual de buenas prácticas para Caballeros. El nombre del libro existe, y desde hace más de un milenio.

image

Enchiridion es una palabra latima que procede del griego “Enkheiridion” y que significa “manual”.  Durante la Edad Media y el Renacimiento se habló de un grimorio (esto es, un recopilatorio de sentencias mágicas y recetas secretas) llamado Enchiridion, pero no hay que confundirlo con la obra teològica de Erasmo de Rotterdam y con algunas otros libros que se iniciaban con este encabezamiento. Los rumores afirmaban que el Enchiridion existía, siendo como el Pactum, un manual de brujería para hechiceras y magos de la Europa Medieval. Se decía que el papa León III le había regalado un ejemplar al mismísimo padre de Europa, el emperador Carlomagno. Al parecer es una obra escrita en los caracteres de la cábala en la que se explicaba cómo dominar a la naturaleza una vez conocidos sus secretos (la cábala es una corriente esotérica del judaísmo. Esta compleja disciplina enseňa cómo dominar aquello que está más allá de la realidad).

Lamentablemente no ha llegado ningún  ejemplar hasta nuestros días. Quizá si haya alguno en la biblioteca del Vaticano. Sin embargo existe una versión del Siglo XVII conocida como el Enchiridion Leonis Papae que se imprimió por primera vez en Mainz (Alemania) y que jura ser el libro secreto que en el aňo 800 de nuestra era le entregó León III a Carlomagno. Su lista de hechizos, oraciones de gracia e invocaciones pasan por ser las más poderosas jamás escritas.

Cuentan los rumores que Carlos V y Felipe II tuvieron en su poder este libro de magia blanca. Quizá se encuentre camuflado en algún rincón del místico monasterio del Escorial.

Anuncios